Retiro 5º año – Testimonio de alumna

Del 1º al 3 de junio las alumnas de 5to año realizaron su Retiro en Bella Vista. Compartimos el testimonio de una de las chicas, Candelaria.

El retiro de quinto es especial por varios motivos. Empezamos porque es la última oportunidad que te da el Colegio para formarte y crecer en la fe. Sí es probable que hayan más a lo largo de la vida, pero esta vez compartís esta experiencia con tu camada.

El retiro fue la oportunidad perfecta para descansar. Veníamos de semanas de pruebas, cansadas y varias enfermas. Pero hubo algo que nos impulsó a ir, a pesar de todo lo que cargábamos. No es fácil mover a una camada entera para convivir por tres días enteros, sin comunicación con el mundo exterior, sin las costumbres de la rutina, sin la velocidad de la ciudad. Es una oportunidad de encuentro con el otro, con uno y con el que hace el retiro posible, Jesús.

En el día a día es muy posible que las acciones de Jesús pasen inadvertidas. Estamos tan concentrados en la rutina y en lo que pasa a nuestro alrededor que se hace fácil olvidarnos de nuestra fe. Sin embargo, en el retiro ves a Dios en todo. Será porque Betaña tiene algo mágico o será porque finalmente pudimos abrir los ojos. Pero lo sentís en cada charla, cada mirada, cada momento, en cada acto de amor. Esa es la palabra que elijo para describirlo: amor. Porque es en cada acto de amor donde se ve la presencia de Dios. En la simpleza de ese sentimiento que te alegra los días, que te motiva, que te ayuda a crecer. Es por esto que para mí Jesús estuvo tan presente en el retiro, porque fue un momento lleno de amor.

Personalmente, el retiro fue una oportunidad para frenar un rato y asimilar todo lo vivido. Tuve charlas y momentos que de solo pensarlos me alegran. Aprendí que hay amor en cada acto. Porque es el amor que causa los demás sentimientos.

También, me di cuenta de qué parte tomaba la amistad en mi vida. Aprendí que los amigos son la familia que uno elige. Son ellos los que en momentos difíciles te dan un hombro para llorar, y una vez que no queden más lágrimas te van a abrazar bien fuerte recordándote lo que es la esperanza. También son ellos los que van a celebrar cada sonrisa o logro como si fuesen propios. Sin la necesidad de palabras, los amigos muestran su amor y cariño. Son la familia que uno elige para caminar el resto de su vida y eso es lo que significa para mi la camada. Son familia.